Historia

El Colegio Ovide Decroly – Los Fresnos fue fundado en septiembre 1989 por la profesora Ma. Del Carmen Durán Ruíz, quien en conjunto con su esposo Héctor Games Eternod, demostraron el amor profundo que sentían por los niños con la apertura de un espacio educativo en el que los pequeños alcanzaran sus ideales y contribuyeran con sus buenas acciones a la sociedad.

En ese año, el Municipio de Cuautitlán Izcalli se encontraba en crecimiento, existiendo la necesidad de contar con escuelas que ofrecieran un servicio de calidad a un costo accesible. Con la perspectiva de que los niños son el futuro de una Nación y, por lo tanto, deben ser educados para ser ciudadanos conscientes y responsables de sí mismos y de su entorno; el Colegio arrancó sus actividades con 60 alumnos en el nivel de Preescolar.

Desde entonces, el Colegio ha reforzado su propuesta educativa generación tras generación con la intención de atender las necesidades de los alumnos. La base de nuestro desarrollo se ha centrado en el crecimiento y conocimiento de las personas. Por ello, hoy por hoy, podemos asegurar que somos una verdadera comunidad de aprendizaje.

Misión institucional:

Desarrollar las capacidades físicas, emocionales, cognitivas y socio – afectivas de nuestros niños y jóvenes (formación integral) que les permitan resolver las problemáticas que se presentan en distintos ámbitos, así como insertarse exitosamente en los niveles educativos subsecuentes (excelencia académica) y aprender a aprender a lo largo de la vida en contextos multiculturales y que como ciudadanos del mundo contribuyan con una postura crítica y en apego a valores universales al desarrollo social y a la preservación del medio ambiente; utilizando las tecnologías con un sentido humano y productivo para la generación de conocimiento e innovación.

Visión:

Ser una comunidad educativa que se centre en la formación integral del Ser Humano (Ser, Saber, Hacer y Convivir), donde reine el bienestar de la niñez y la juventud, lo cual les permita identificar y resolver problemas en un mundo en permanente cambio; todo ello con un compromiso hacía el mejoramiento de la sociedad en que vivimos; a partir de la generación de conocimiento e iniciativas innovadoras en un marco de valores universales que faciliten el pleno desarrollo de la persona lo cual le permita integrarse de forma pertinente a la comunidad global.

Filosofía:

Promover una formación integral que implica construir conocimientos, fomentar valores y desarrollar habilidades en un espacio idóneo para ser, conocer, hacer y convivir de forma permanente con el propósito de mejorar la calidad de vida individual, familiar y sociocultural de nuestra comunidad.

Valores:

  • Respeto
  • Tolerancia
  • Honestidad
  • Solidaridad
  • Previsión
  • Laboriosidad
  • Responsabilidad
  • Humildad
  • Perseverancia
  • Flexibilidad

Nuestro escudo:

Para nuestro Colegio es fundamental la formación de mejores seres humanos. Por ello, hemos adoptado la filosofía del notable médico y educador de origen belga Ovide Decroly, quien proclamó un profundo respeto por los niños y jóvenes, poniendo énfasis en sus posibilidades de desarrollo.

Lo que nos motiva a dar nuestro mayor esfuerzo es el vínculo que tenemos con nuestro ideal educativo y que se sintetiza en: Educar para Ser, Saber, Hacer y Convivir.

Inspirados en estos conceptos, logramos diseñar un escudo que representa lo que somos:

  1. El círculo contiguo simboliza la armonía entre el ser humano y el medio en el que vive; de ahí la denominación del Colegio Los Fresnos.
  2. El árbol del Fresno tiene que ver con el crecimiento paulatino, pero con fuerza y constancia; la virtud que tiene para adaptarse a las condiciones en que vive y su fortaleza contra la adversidad. La generosidad de su sombra se suma a las cualidades que esculpen la grandeza del espíritu humano.
  3. La torre distintiva de las instalaciones de nuestro Colegio demuestra la idea de construir, día a día, un mundo mejor y la disposición para emprender grandes obras.
  4. El sol y el arcoiris son el optimismo con el que impartimos nuestra educación, que tiene como finalidad ayudar a las personas, y por ende, a las sociedades para que puedan vivir dignamente con alegría y en armonía.
  5. El color verde es sinónimo de esperanza para el ser humano, quien con sus herramientas de conocimiento, puede dignificar su condición de vida, ayudar a la sociedad y cuidar del medio ambiente. Es todo aquello que nos permite alcanzar nuestros ideales y enfrentar nuestra labor con optimismo.